¿Sin dolor no hay resultados? Los dolores y molestias en el Running

0

Aprender a lidiar con las molestias en el entrenamiento y las carreras es un ingrediente necesario para mejorar nuestro nivel como corredores.

Pero lamentablemente el dolor se maneja en diferentes formas, algunos corredores se basan en el concepto del gimnasio: “sin dolor no hay ganancia”; obligándose a uno mismo a superar sus propios límites. El problema está cuando aparece el dolor.

Los dolores en el running: Molestias luego de correr

Si han experimentado un dolor muscular leve a moderado que se prolonga durante 12-48 horas después de un entrenamiento o carrera difícil, no hay que preocuparse. ¡Esto es normal!

A medida que aumentan el volumen de su entrenamiento y empiezan a experimentar con diferentes intensidades, su cuerpo tendrá que adaptarse a estas nuevas tensiones.

Y el dolor es la forma que tiene el cuerpo de decirles que se está reparando y reconstruyendo para volver más fuerte en los próximos días, semanas y meses.

molestias luego de correr

Por eso tengan cuidado de no hacer demasiado en poco tiempo y tomarse el tiempo necesario para el descanso y la recuperación para poder absorber todo ese duro trabajo realizado.

Un trote muy suave para movilizar los músculos doloridos está bien, puede ayudarles a sobrellevar más rápido las carreras o entrenamientos cuando el dolor haya disminuido por completo.

Si no están seguros de si deben correr o no, el entrenamiento cruzado como ser natación o spinning puede ser una gran manera de eliminar los desechos metabólicos sin el impacto negativo sobre las piernas.

Los dolores en el running: Dolores que pueden ser una lesion

El dolor verdadero, sin embargo, es un tipo totalmente diferente de incomodidad. Se trata de una “herida” no deseada que evitará la mejora física en lugar de promoverla.

El dolor suele ser un malestar que aparece de manera rápida, tiene una duración de un período prolongado de tiempo y varía de tolerable a severo en un día determinado. A diferencia del malestar normal por el entrenamiento o las carreras, el dolor es algo que debe ser tomado en serio y hay que tratarlo rápidamente.

El dolor repentino y agudo, que al parecer viene de la nada en medio de un entrenamiento o carrera, y hasta los obliga a alterar la zancada; o incluso el dolor profundo que persiste durante más de 48 horas, son síntomas que no deben ser pasados por alto.

dolor en el tobillo

No trate de correr con este tipo de dolor. Dejen de correr inmediatamente, evalúen la situación y busquen la experiencia de un médico o terapeuta de medicina deportiva física (si es necesario) para entender la raíz del problema y cómo corregirlo.

Sean especialmente cuidadosos con las articulaciones, el dolor en los tendones, y la hinchazón o magulladuras inusuales, éstas son señales de que algo no está bien y necesita ser abordado de forma inmediata.

Empiecen por tomarse unos días de descanso de correr. Solo pueden seguir algún entrenamiento integral para mantener la forma física mientras que su cuerpo se cura (siempre y cuando no agrave el sitio de la lesión).

En caso de que los haya, realicen los ejercicios correctivos diagramados por el médico para fortalecer los puntos débiles y sólo intenten correr de nuevo una vez que son capaces de volver a sus actividades diarias sin dolor.

Conclusión

Una de las habilidades más importantes que se desarrollan como corredor es aprender a discernir las molestias del dolor. Aprender a escuchar el cuerpo, y abordar la cuestión cuando se presenta un dolor agudo o dolor que perdura les puede ahorrar mucho tiempo y frustración.

Para ampliar la lectura y si desean saber cuando un dolor puede ser perjudicial lean el siguiente articulo: ¿Como saber si un dolor es una lesión?

[Total:2    Promedio:2.5/5]

Deja tu Respuesta