¿Que pasa con el cuerpo cuando salimos a correr?

0

¿Qué le sucede a nuestro cuerpo si corremos durante 30 minutos? Pues bien, le suceden muchas cosas y es importante conocerlas para entender mejor como funcionamos.

Desde que comenzamos a correr el cuerpo comienza a trabajar para adaptarse al esfuerzo, veamos como lo hace en cada etapa y poder así tener una base de conocimiento para aplicar a nuestros entrenamientos.

En los primeros segundos

Los músculos empiezan a usar el ATP (adenosina trifosfato), que son las moléculas de energía que el cuerpo fábrica con los alimentos y nos permite realizar todas las actividad que se puedan imaginar y más.

¿Esa ráfaga de energía se siente? En el proceso de movimiento por ejemplo la molécula de ATP se convierte en otra molécula de alta potencia, el difosfato de adenosina (ADP) liberando energía en la reacción la cual la célula utiliza para realizar una acción determinada.

A enorme escala, esto facilita y es lo que permite el movimiento.

En los primeros 90 segundos

Con el fin de liberar más ATP, las células comienzan a descomponer glucógeno, una forma de “combustible de glucosa” que esta almacenada en los músculos. Las células también absorben de la glucosa directamente de la sangre.

El cuerpo comienza a metabolizar más glucosa, y los músculos empiezan a liberar ácido láctico como producto de ese metabolismo, algo muy conocido por todos los corredores ya que esta sustancia es la responsable de que suframos esa sensación de dolor que le indica al cerebro que estamos bajo un estrés físico.

En los pocos minutos siguientes

El corazón comienza a latir más rápido y dirige la sangre hacia los músculos; lejos de las funciones que no necesita en ese momento, como ser la digestión por ejemplo.
Para hacer un mejor uso de la glucosa, las células musculares requieren una afluencia de oxígeno. Por lo que la respiración se vuelve más profunda.

El músculo más grande del cuerpo, el glúteo mayor (es decir, el trasero), las piernas, y el núcleo corporal tienen una participación activa en mantenernos en posición vertical, controlar la marcha, y extender las articulaciones de la cadera para que los pies puedan impulsarnos.

De este modo comenzamos con la quema de calorías (en general, los corredores queman alrededor de 60 por km), incluyendo algunas que podrían haber sido almacenadas como grasa.

hombre corriendo

Toda está quema de glucógeno y oxígeno aumenta la temperatura del cuerpo. Que para refrescarse, el sistema circulatorio desvía el flujo de sangre a la piel. A su vez las glándulas sudoríparas comienzan a liberar la humedad para evitar que se recalienten.

Dentro de los 10 Minutos y hasta finalizar

Si estás en buena forma y el suministro de ATP es abundante, el cuerpo podrá transportar eficientemente el oxígeno y quemar grasa y glucosa. Haciendo que uno se sienta fuerte.

Sin embargo, si han estado aflojando con el ejercicio, la producción de ATP no puede mantenerse al ritmo de la demanda de la corrida. No se puede incorporar oxígeno lo suficientemente rápido, y el ácido láctico comienza a inundar el cuerpo. Y cada minuto se siente como “un trabajo cada vez más duro”.

Despues de 30 minutos

¡Uf! Se acabó. A medida que reduzcan el paso, la demanda de energía cae y el ritmo respiratorio vuelve gradualmente a la normalidad.

Lo más probable es, que se sientan llenos de energía. Su cerebro se ha desencadenado una oleada de la hormona dopamina para elevar el estado de ánimo.

El efecto del ejercicio puede ser tan grande que incluso puede disminuir los antojos de chocolate.

Entonces, después de leer todo esto, saben que esos 30 minutos pueden llegar a ser duros quizás pero lo que ganan al finalizar es un cuerpo más saludable y un mejor estado de ánimo, para el resto del día. ¿Vale la pena, no?

[Total:38    Promedio:2.8/5]

Deja tu Respuesta