Las náuseas y los vómitos durante las carreras y entrenamientos duros

0

Ya vimos por qué podíamos parecer náuseas y vómitos antes de una carrera. Hoy toca analizar la misma situación pero dentro de una carrera o un duro entrenamiento.

La causa más frecuente de vómitos y náuseas durante los entrenamientos duros y las carreras se debe al cierre del sistema digestivo a medida que aumenta la intensidad del ejercicio.

A medida que aumenta la necesidad de sangre rica en oxígeno de los músculos que están realizando el esfuerzo, el cuerpo comienza a desviar la sangre desde los recursos no críticos, tales como la digestión, para ayudar a alimentar a los músculos.

Se ha demostrado que el flujo de sangre en el sistema esplénico (responsable de las señales enviadas y recibidas por los órganos digestivos abdominales) se abstiene de 1,56 L/min en reposo a 0,3 L/min durante el entrenamiento intenso.

Vomitos durante la carrera

Es más, con el sobrecalentamiento en condiciones de calor disminuye aún más el flujo de sangre al sistema digestivo. Sin embargo, no tienen que sentir calor para experimentar vómitos y náuseas relacionadas con el calor.

El ejercicio, incluso en temperaturas frías, naturalmente eleva la temperatura corporal central. Sin embargo, al aumentar la intensidad y la distancia de carrera, el cuerpo alcanza un umbral de temperatura crítica, y comienza a desviar la sangre del sistema digestivo a la piel en un esfuerzo para enfriarse.

¿Cómo mantener los síntomas a raya?

La manera más eficaz de evitar los sistemas relacionados con las náuseas, durante una carrera es prestar mucha atención a qué, cuanto y cuando comemos antes y durante la carrera. Ya hemos cubierto algunos consejos para evitar las náuseas y vómitos antes de correr, pero si planean consumir líquidos o combustibles durante la carrera, asegúrense de que tienen una estrategia cuidadosamente orquestada y que ya la han practicado en los entrenamientos.

Al tomar geles u otros azúcares simples durante una carrera, asegúrense de tomarlas con agua y no otra bebida con carbohidratos. Ante la falta de agua, el sistema digestivo tendrá que trabajar más duro para romper el gel en energía utilizable.

Si toman un gel energético con una bebida deportiva, se corre el riesgo de ingerir demasiada azúcar simple a la vez. Haciendo que el sistema digestivo tenga que trabajar demasiado para procesarlas. Y tengan en cuenta que el flujo sanguíneo está muy disminuido.

Además, la deshidratación puede provocar el sobrecalentamiento corporal y también puede estimular el vaciado lento del estómago. Sin embargo, la ingesta excesiva de sodio, potasio, u otros electrolitos puede conducir a hinchazón, náuseas y vómitos. Por lo tanto, es necesario desarrollar una estrategia de hidratación detallada puedan probar antes de la carrera.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja tu Respuesta