Introducción al entrenamiento por intervalos ¿De qué se trata?

0

El entrenamiento por intervalos ha sido utilizado por diferentes atletas durante años para mejorar su estado forma física. Este combina ráfagas cortas de alta intensidad de velocidad, con fases lentas de recuperación, repetidas durante una sesión de ejercicio.

En una forma temprana el entrenamiento por intervalos o “fartlek” era informal y no estructurado. Un corredor simplemente aumentaba y disminuía su ritmo a voluntad.

Hoy en día, los atletas usan ejercicios de entrenamiento de intervalo más estructurados para aumentar la velocidad y resistencia. Esta variación en su formación y la velocidad de trabajo en los intervalos puede ser una rutina simple o sofisticada, pero los fundamentos siguen siendo los mismos que el original fartlek.

¿Qué es el entrenamiento por intervalos?

Como dijimos antes el entrenamiento por intervalo se basa en la alternancia de intensidad entre ráfagas cortas de altas de velocidad con fases de recuperación más lenta, a lo largo de un solo entrenamiento. Estas sesiones de intervalos de entrenamiento pueden estar altamente desarrolladas y estructuradas en función de un diseño exclusivo para cada atleta en base a su deporte, evento y su nivel actual de condición física.

¿Cómo funciona el entrenamiento por intervalos?

El entrenamiento por intervalos funciona tanto en el rango aeróbico como en el anaeróbico. Durante los esfuerzos de alta intensidad, el sistema anaeróbico utiliza la energía almacenada en los músculos (glucógeno) para esos pequeños momentos de actividad. El metabolismo anaeróbico funciona sin oxígeno, pero el subproducto es el ácido láctico.

entrenamiento por intervalos

Dado que el ácido láctico se acumula, el atleta entra en deuda de oxígeno, y es durante la fase de recuperación que el corazón y los pulmones trabajan juntos para “pagar” esta deuda de oxígeno y descomponer el ácido láctico. Es en esta fase el sistema aeróbico utiliza oxígeno para convertir los hidratos de carbono almacenados en energía.

Se cree que mediante la realización de intervalos de alta intensidad se produce ácido láctico durante la práctica, el cuerpo se adapta y se quema el ácido láctico de manera más eficiente durante el ejercicio. Esto significa que los atletas pueden hacer ejercicio en una intensidad más alta durante un período de tiempo más largo antes de llegar al punto de fatiga o dolor que les hará disminuir su rendimiento.

Las ventajas del entrenamiento de intervalos

El entrenamiento por intervalos se adhiere al principio de la adaptación. Este genera muchos cambios fisiológicos que incluyen un aumento de la eficiencia cardiovascular (la capacidad de transportar oxígeno a los músculos de trabajo), como así también una mayor tolerancia a la acumulación de ácido láctico. Estos cambios resultan en un mejor rendimiento, mayor velocidad y resistencia.

También permite a un atleta aumentar la intensidad del entrenamiento sin exceso de entrenamiento o agotamiento. Sumar el entrenamiento por intervalos a una rutina de atletismo es también una gran manera de añadir el necesario entrenamiento cruzado.

El entrenamiento por intervalo quema más calorías

Según el Colegio Americano de Medicina Deportiva, se queman más calorías con esta metodología. Si están contando las calorías quemadas, el ejercicio de alta intensidad, como los intervalos son mejores que el ejercicio de resistencia, pero para esto hay que pagar un precio. Existen riesgos inherentes en el entrenamiento de alta intensidad, por lo que es importante conocer tanto los beneficios y los peligros de esta metodología.

[Total:1    Promedio:3/5]

Deja tu Respuesta