El descanso en el entrenamiento por intervalos

0

¿Por qué debemos mejorar nuestros descansos en los entrenamientos por intervalo? Pues bien, cuando intentamos mejorar nuestra condición física mediante el entrenamiento por intervalos, este es un factor realmente importante, veamos la razón.

Mientras que el gasto de energía durante la etapa de esfuerzo es sin duda importante, es la cantidad y tipo de descanso que realizamos entre cada intervalo lo que produce una amplia gama de beneficios para el desarrollo de una mejor condición física.

Realizar 10 carreras de 400 metros con un minuto de descanso entre cada repetición es significativamente más difícil que si nos tomáramos dos minutos de descanso. Del mismo modo, el descanso activo y el descanso total, durante esos momentos, sirven para diferentes funciones.

En general, la cantidad y el tipo de descanso durante el intervalo en los entrenamientos, junto con el ritmo y la distancia de las repeticiones, ayudan a mejorar tres sistemas de energía independientes que son importantes para el entrenamiento de resistencia. Estos sistemas incluyen el sistema del fosfágeno, el sistema de la glucólisis o anaeróbico, y el sistema aeróbico.

Es a través de estos tres sistemas metabólicos que se produce y se utiliza la energía para hacer funcionar los músculos mediante el uso del ATP (Adenosina trifosfato).

El descanso Pasivo

Este tipo de descanso se realiza cuando entrenamos el sistema de fosfogeno o el anaeróbico, la idea es descansar una X cantidad de tiempo o llegar hasta una frecuencia cardíaca determinada antes de realizar una nueva pasada.

El descanso activo

En este proceso de descanso uno debe seguir caminando o trotando muy lentamente y esperar a que el ritmo cardíaco disminuya. Esto ayuda al cuerpo a despejar los metabolitos que se acumulan durante el duro intervalo más rápidamente que cuando se está parado.

descanso en intervalo

La idea es que cuanto más rápido se puedan eliminar estos metabolitos, más pronto estarán listo para realizar la repetición siguiente. Seguramente el descanso activo no recicle todo el lactato de las piernas pero al menos algunos de los metabolitos generados se pueden borrar con mayor rapidez mediante la continuación de moverse, en lugar de simplemente estar de pie recobrando el aliento. Eso sí, a medida que avancen en el tiempo con estos entrenamientos verán que su capacidad de recuperación mejora notablemente.

Por lo tanto, si están realizando un entrenamiento que requiere menos descanso, puede ser mejor continuar corriendo alrededor de la pista hasta realizar la siguiente repetición.

Estos son algunos ejemplos de posibles ejercicios de intervalo y el sistema de energía al cual se dirige:

Sistema de Fosfogeno: Correr 10 pasadas x 100 metros, a alta velocidad descansando hasta que el ritmo cardíaco caiga por debajo de los 120 latidos por minuto.

Sistema anaeróbico: Correr 10×400 metros al ritmo de carrera objetivo con 2 minutos de pasivo.

Sistema aeróbico: Correr 4 x 1 kilómetro a unos 5 -10 segundos más lento el ritmo de carrera que realizaríamos en 5K, con descanso activo entre cada intervalo.

Ya sea que esté haciendo repeticiones cortas y rápidas con largos períodos de descanso o, repeticiones largas a ritmo moderado, el entrenamiento de intervalo se basa en enseñarle al cuerpo a seguir poniendo un pie delante del otro, incluso cuando no están sintiéndose al 100 por ciento.

Y quizás aún más importante, las sesiones de intervalos entrenan su mente para seguir adelante. De la misma manera que ustedes entrenan su cuerpo para empujarlo más allá de su zona de confort, también enseñan a su mente a resistir la tentación de aflojar. Y esto sólo se logra a través del entrenamiento regular.

[Total:1    Promedio:1/5]

Deja tu Respuesta