¿Usar Frío o Calor para tratar una Lesión?

0

Están realizando un entrenamiento cuando de repente sienten una punzada en la pantorrilla. Mentalmente cruzan los dedos y pronunciar una oración rápida a los dioses del running. Pero en el momento en que llegan a casa, esa punzada sutil se ha convertido en una inmensa bola de dolor.

¿Qué debemos hacer a continuación? Colocar una bolsa de hielo o ir directo a aplicar algo de calor?

¿Cuándo usar hielo sobre una lesión?

El hielo es más eficaz para las lesiones agudas. Una inflamación excesiva puede ralentizar el proceso de curación de los tejidos dañados. El uso de hielo en una lesión inmediata reducirá la hinchazón y el dolor, así como la disminución del flujo sanguíneo a la zona tratada. Este proceso va a crear un entorno más favorable para la curación y la recuperación.

¿Cómo aplicar el frio correctamente?

Se debe aplicar la terapia de frío en el área afectada por períodos de 20 minutos con descansos de otros 20 minutos, según sea necesario. Dejando el hielo demasiado tiempo puede dañar los nervios y otros tejidos críticos. La aplicación de hielo debe continuar hasta que la inflamación haya desaparecido y el dolor sea tolerable.

¿Cuándo usar calor para tratar una lesión?

El hielo debe ser la primera respuesta a una lesión reciente, pero el calor puede ser una buena manera de tratar las lesiones recurrentes. La terapia de calor tiene un papel más importante en el tratamiento de heridas crónicas asociadas con el dolor y la rigidez.

¿Cuándo usar el tratamiento por calor?

Por lo general aconsejar utilizar el calor después de la fase aguda de una lesión en el momento en que ya ha disminuido la hinchazón y el dolor está bajo control. Esto puede variar de 2 a 3 días a una semana o más, dependiendo de la gravedad de la lesión.

En resumen

El hielo debe ser su primera respuesta a las nuevas lesiones, pero el calor puede ser una buena manera de tratar las lesiones asociadas con el dolor y la rigidez recurrente. Recuerden usar la relga de los 20 minutos de frio y 20 minutos de descanso para evitar daños en los tejidos, limitando este proceso a dos o tres horas por día.

Si la situación no mejora después de dos o tres días de descanso y hielo, es posible que tengan que consultar con su médico o un profesional de la medicina deportiva.

[Total:2    Promedio:3.5/5]

Deja tu Respuesta